Museología total

Jorge Wagensberg y Josep Bohigas en el HUB de Barcelona.

Jorge Wagensberg y Josep Bohigas en el HUB de Barcelona.

Anoche asistí a una conferencia con tono de charla entre amigos de Jorge Wagensberg i Josep Bohigas sobre la Museología de las ideas. Wagensberg es un físico destacado, académico, escritor, editor y museólogo de primera línea y director del área científica de Cosmo Caixa (museo de ciencias naturales) en Barcelona. Bohigas, por su parte, es un arquitecto activo y exitoso que sirvió de moderador de la charla conferencia.

Desde un principio de la conferencia se impuso el término de Museología Total que es el concepto que Wagensberg defiende desde hace tiempo. Consiste en la museología que estimula no por la representación, sino por la presentación de la realidad en la medida en que la realidad se deje presentar.

Pedazos de realidad en lugar de representaciones de ella.

El ejemplo con lo que el conferenciante expuso esta idea es el de un pez: Lo más cercano a un pez libre, es un pez en una pecera. Aunque un pez en una pecera tendrá un comportamiento distinto al pez libre, se le asemejará mucho más que una talla hecha de polímeros, una fotografía o un vídeo. Como muestra explicó lo que sucede al visitar el Museo de Historia Natural de Londres. Un dinosaurio gigante recibe al visitante que siente un gran impacto hasta que recibe la noticia decepcionante de que se trata de una maqueta tamaño natural (hecha en el siglo XIX) y no un diplodocus auténtico.

Por lo que aboga Wagensberg es por no confundir el rigor científico que debe existir en un museo…”con el rigor mortis”. La indignación que siente al constatar que en muchos museos científicos existe aún esa “confusión” es lo que lo encaminó al mundo de la museología. Así se ha impuesto como objetivo que en los museos en los que  interviene, no solo se use uno de los sentidos (la vista) para “observar” lo que se muestra, sino que el visitante pueda constatar la realidad con todos los sentidos que se requieran para ello. El problema sigue siendo cómo presentar la realidad cuando hay tantas situaciones que se resisten a serlo de manera clara.

Bohigas puso por ejemplo la exposición que se hizo en Barcelona hace unos años que se llamó “Ciutats, cantonades“. ¿Cómo presentar una ciudad en un museo? Es un problema de escalas y hay que trabajarlas inteligentemente; así, cuando se trata de reducir la realidad, esta se comporta mejor, por alguna razón que seguramente daría para un tratado, que cuando se trata de aumentarla. Por ello, como observadores nos sentimos mejor frente a una maqueta de Nueva York a una escala suficientemente grande para poder abarcarla en detalle, como la que se expuso en la citada exposición, que como nos sentiríamos frente a una representación ampliada millones de veces de una célula microscópica. Frente a la maqueta somos como Superman volando sobre la ciudad y eso nos hace sentir bien. Frente a la célula, somos unos microbios….

Dos niñas observan la maqueta de París expuesta en el museo d'Orsay.

Dos niñas observan la maqueta de París expuesta en el museo d’Orsay.

¿Qué pasa con otras escalas? ¿Cómo presentar (y no representar) procesos evolutivos muy, muy, lentos o reacciones muy rápidas? La respuesta está en la investigación propia que debe existir detrás de una buena museología. Esta vez, el ejemplo que pusieron es el del crecimiento centenario de un árbol y la forma que van tomando sus ramas en ese proceso, o el estallido de una bombilla al ser impactada por un proyectil.

Los derechos de esta imagen pertenecen a Fabien Oefner

Casualmente ayer vi esta foto, tomada por Fabien Oefner usando un flash super rápido. Es la desintegración en el aire de una pompa de jabón, que dan un ejemplo del uso de la escala para presentar una realidad. En este caso la escala temporal.

En todo caso, y para concluir, la definición más acertada de museo, según Jorge Wagensberg, puede parecer un lugar común, pero no lo es: “El museo debe ser un lugar de encuentro”. El museo que adopta la museología total no es un recinto cerrado, como una catedral del conocimiento inmovilizado en el tiempo, sino un lugar de paso, permeable, como un pasaje más, dentro de la ciudad; abierto un 50% a las exposiciones y otro 50% a las actividades complementarias (como sucede hoy en día en Barcelona en tantos museos y en particular en el edificio que albergó la exposición, el HUB de Barcelona, que pronto será el museo del diseño). Por tanto, el museo debe ser un lugar de encuentro a favor del conocimiento, de la opinión y del método y como tal, su objetivo debe ser promover las oportunidades para conversar sobre aquello que se expone y sobre temas colaterales y no solo ir a observar desde afuera lo que está encerrado en una vitrina hasta el fin de los tiempos.

Acompaño este post con una serie de fotografías del HUB de Barcelona hechas por mi en la última semana, aprovechando las visitas que hice por esta conferencia y por la conferencia que reseñé la semana pasada sobre Iluminación de edificios icónicos.

HUB-Barcelona-Foyer del auditorio. Vista-Nocturna-HUB-desde-calle-Ávila Vista-nocturna-HUB Hub-Detalle 25062013-_MG_9751 01072013-_MG_9949 01072013-_MG_9923-2 01072013-_MG_9920-2 01072013-_MG_9914 01072013-_MG_9910 01072013-_MG_9907

Advertisements

Feedbacks and comments? Thanks in advance!

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s