El vídeo juego del Supermesías.

Fui a ver Superman la noche del sábado y me salí de la película a los pocos minutos de la madrugada del domingo, después de 2 horas de disparates mesiánicos y cucarachas voladoras, objetos fálicos, exprimidores de jugo de Alessi y lo más gracioso de todo, las caricaturas heavy metal de Stitch, el monstruo extraterrestre de Walt Disney.

Stitch. ¿Será el modelo usado para diseñar las naves Kryttonianas?

Stitch. ¿Será el modelo usado para diseñar las naves Kryptonianas?

La nave "Stitch" en el jardín de los Kent

La nave “Stitch” en el jardín de los Kent

¿Nave diseñada con el exprimidor de jugos de Alessi como modelo?

¿Nave diseñada con el exprimidor de jugos de Alessi como modelo?

Me salí de la película a las dos horas, faltando aún 20 minutos para el final, por lo que pueden leer lo que sigue con tranquilidad ya que no encontrarán un spoiler en este comentario.

Como todos sabemos, Kal-El es hijo de Jor-El y de Lara y nació en el lejano planeta de Krypton, que estaba a punto de colapsar, por lo que sus padres, dos científicos de gran importancia en su planeta (como si fueran los esposos Curie de Krypton), toman la decisión de enviar a la Tierra a su hijo recién nacido para salvarlo del gran cataclismo que se avecinaba en su planeta de dos soles y perpetuar la especie de raza “humana” que habitaba Krypton.

Kal-El no solo llega a la Tierra, sino que lo hace en medio de Kansas, es decir, en el mero medio del centro de la mitad de los Estados Unidos, ¿Y dónde más si no? De ahí la historia deriva en aventuras tanto en Smallville como en Metrópolis, luchando contra villanos malísimos, descongelados de alguna cárcel interestelar o compañeros de cole malévolos, o contra el bromista Mxyzptlk, quien viene de la 5ta dimensión y que sólo vuelve a ella si dice su nombre al revés,  lo cual, pruébelo, es bastante difícil.

Comic de Superman con Mxyzptlk en la portada.

Comic de Superman con Mxyzptlk en la portada.

Hemos visto cantidades de versiones de esta historia ideada originalmente por Jerry Siegel y Joe Shuster. Desde los comics originales de DC Comics, hasta la última película que ha motivado que escriba este post. Seguramente vi la serie completa de los años cincuenta en blanco y negro en las repeticiones que pasaban por TV  a finales de los 60. Esta serie estaba protagonizada por George Reeves que según cuenta la película Hollywoodland, era un actor de segunda que logró el papel por enchufe y que finalmente se suicidó, aunque la citada película especula si realmente fue un suicidio. También vi dos de las películas protagonizadas por Christopher Reeve, que por pura casualidad (¿?) usaba el mismo apellido del anterior, aunque en singular. El pobre Reeve sufrió un accidente de equitación y quedó tetrapléjico hasta que murió en 2004.

Todas estas referencias mantuvieron siempre la fidelidad al comic. No pretendían ser nada más que eso. Un comic que narraba las aventuras de un superhéroe. Así como las películas de Asterix o la última de Tintin son bastante fieles a sus orígenes caricaturescos.

Sin embargo, en los últimos años seguramente por agotamiento del modelo y la inconsistencia postmoderna de las ideologías, estamos siendo víctimas de unas visiones atormentadas de aquellos superhéroes que les convierten en personajes complejos, sufridos, comprometidos y desesperados por entenderse a sí mismos. El Caballero Oscuro, y toda su saga son un ejemplo de lo que digo y no es coincidencia que el guionista de esta serie sea el guionista de El hombre de acero. La primera señal de que algo pasa es que no se digan las cosas por su nombre y que Batman sea el Caballero Oscuro y Superman el Hombre de Acero. Probablemente sea una pista sobre la intención de romper con el pasado del superhéroe, adaptándolo a la visión escatológica que intenta establecer el guionista.

En este punto es que nació mi disgusto hacia el Hombre de Acero. La verdad es que me tiene sin cuidado si es fiel a la historia original o no. Como toda obra puede ser valorada como recreación de una historia conocida que se vuelve a contar o como una obra original. Cada día me inclino más por la segunda interpretación cuando voy al cine. Ya no discuto si Los Miserables es o no una buena versión del libro. ¿A quién le importa si hoy en día son pocos los que lo han leído? Lo importante es si es una buena o mala película.

Lo que no comparto es la versión escatológica en que se presenta a Superman como un mesías, con barba de estética cristológica; con citas a la salvación de la humanidad como su Misión (en mayúsculas) y en consecuencia la entrega de su vida por esta. Donde se utilizan imágenes de clara connotación mesiánica como la sutil toma de uno de los primeros vuelos de este mesías-volador alejándose de un helicóptero con los brazos en cruz y la cabeza algo ladeada. En la que nos dice que hay un padre adoptivo bueno, de naturaleza humana, que le aconseja que no se muestre en público “hasta que no haya llegado su tiempo” que casualmente llega a la simbólica edad de 33 años; pero que nos muestra al verdadero padre, esta vez todopoderoso e incluso celestial (por venir de otro planeta), omnipresente y que le ha encargado la misión trascendental, en el mejor sentido de la palabra, de preservar su especie como un nuevo Adán; que además ha previsto el porvenir y que insufla de su espíritu a quienes él elige. Y en donde el mal se ha engendrado en una suerte de ángel caído que ha jurado venganza en el hijo y en el mundo al que el hijo ha elegido.

Imagen de la película El Hombre de Acero (2013)

Imagen de la película El Hombre de Acero (2013)

Como digo, no comparto esta versión que intenta crear una patraña  pseudo-religiosa de salvación interestelar con estética de franquicia con vídeo juego incluido, donde antes había una simple historieta sin pretensiones, así que me salí del cine y en consecuencia no sé si esta suerte de mesías en interiores rojos entrega su vida por nosotros o si Hollywood no pudo dejar de ser ella misma y el final de la película es feliz. (!Les dije que no habría spoiler!).

Advertisements

Feedbacks and comments? Thanks in advance!

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s